Section Menu

La Carretera Federal 2: ¿Fin del camino para jaguares y lobos?

A man in an orange utility vest stands in front of a small underpass near a busy highway as a truck comes toward him on the highway. Another man in an orange utility vest stands above the underpass on the highway.

This is post 1 of 6 in "Making Mexico's Highway 2 Safer for All."

This blog post series details our work to make Mexico's Highway 2—a dangerous hotspot for wildlife-vehicle collisions—safer for wildlife and people. With a grant from the U.S. Fish and Wildlife Service's Wildlife Without Borders program, we've identified priority areas for potential wildlife crossings and are working with Mexico's transportation authorities to mitigate wildlife-vehicile collisions. All posts in this series…

Read in English

El jaguar, especie emblemática y tercer felino de mayor tamaño en el mundo, se distribuye en México desde la península de Yucatán hasta el norte del estado fronterizo de Sonora, algunos individuos han llegado, en los últimos años, a cruzar la frontera hacia los Estados Unidos, tratando de recuperar su territorio en ese país, del que fueron exterminados en el siglo veinte. El más célebre de los jaguares que han cruzado “la línea” es el macho bautizado El Jefe quien hasta Marzo de 2016 rondaba la sierra Santa Rita del sur de Arizona. Al poco tiempo, en Diciembre se le sumó otro jaguar, también macho, en las Montañas Huachuca. Cualquier hembra que intente reunirse con ellos para recuperar su territorio en Estados Unidos tendría que cruzar muchos obstáculos en México. Su origen probable sería la región central de Sonora desde la que viajaría en dirección nornoroeste a lo largo de cordilleras aisladas, hasta llegar al infame Muro Fronterizo, un conjunto de infraestructuras que actualmente ya dividen a México y Estados Unidos. Puede ser que lograra cruzar el muro a través de alguno de los espacios abiertos que persisten en sitios remotos, pero antes de que llegue a ese tributo a la política del miedo, puede bien darse por vencida al atravesarse con la Carretera Federal 2 que divide, de este a oeste, la región conocida como las Islas del Cielo en el norte de Sonora y Chihuahua.

PRUEBA ISLAS
Las Islas del Cielo están divididas por la Carretera Federal 2 en Sonora y Chihuahua.

Esta carretera corre en una línea aproximadamente paralela a la frontera internacional y en su curso atraviesa una de las regiones de mayor riqueza biológica de Norteamérica. Desde el pueblo de Ímuris en Sonora hasta la comunidad de Janos en Chihuahua, representa una grieta en un paisaje que debe permanecer continuo para servir como corredor a jaguares y otras especies, incluyendo a los lobos mexicanos recientemente reintroducidos en Chihuahua.

Los resultados preliminares de una investigación realizada por Sky Islands Alliance, Cuenca los Ojos y Wildlands Network indican que al menos 2,000 vertebrados mueren cada año en el tramo de la Carretera Federal 2 en las Islas del Cielo; y reportes individuales de grandes carnívoros atropellados, como osos negros y pumas, han sido documentados por grupos de conservación locales.

 

Estamos usando los resultados de esta investigación para informar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sobre las acciones que serán necesarias para mitigar los efectos de las recientes expansiones de la carretera y para reducir los riesgos de colisiones entre vehículos y fauna silvestre.

Consideramos que 2,000 animales muertos cada año por vehículos, es algo preocupante… como lo es un venado bura de 90 kilos atravesando tu parabrisas cuando vas a 100 kilómetros por hora.

Riesgos Desconocidos y Soluciones Conocidas

Aunque no hay estudios de daños en México, se estima que, en los Estados Unidos, las colisiones de vehículos con fauna son responsables cada año de 200 muertes humanas, 26,000 automovilistas heridos y 8,380 millones de dólares en pérdidas. Estas cifras probablemente son mucho menores en México, dado que el tamaño promedio, la distribución y la abundancia de fauna grande es menor, sin embargo, no debería morir una sola persona en una colisión de este tipo si hay formas probadas de evitarlas.

Recientemente presentamos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes los primeros resultados de nuestra investigación, junto con datos ya existentes de los corredores biológicos que utilizan los jaguares e ideas proporcionadas por propietarios locales. Incluimos recomendaciones específicas para la construcción de infraestructura que es necesaria a fin de mitigar los efectos de las recientes expansiones y de reducir el riesgo de colisiones entre vehículos y fauna. Nuestros primeros mapas identifican los sitios a lo largo de la Carretera Federal 2 en los que las colisiones con fauna son más probables, lo que nos ayuda a ubicar sitios en los que una intervención rápida y relativamente barata puede hacer esta carretera más segura para todos. Un primer paso será colocar cercos a lo largo de la carretera, que puedan servir como embudo guiando a la fauna a puentes y drenajes específicos que ya existen y pueden servir un doble propósito al permitir, además del flujo de agua, el paso de la fauna.

Cartoon showing a highway dividing a desert, with a bear entering a tunnel crossing under the road and a deer crossing a bridge over the road.
Los pasos de fauna permiten que los animales crucen las carreteras sin ser atropellados. Ilustración: Juan Carlos Bravo

Más adelante otros proyectos de infraestructura podrían incluir unos de los primeros, si no es que los primeros, puentes de fauna en México. Junto con pasos por debajo de la carretera, dichos puentes mantendrían abiertos los corredores biológicos usados por muchos animales, ciertamente para algunos de los muchos osos negros en la zona, potencialmente para jaguares hembra que busquen iniciar una familia en Arizona, quizás incluso para una familia de lobos errantes.

Estas son todas medidas de mitigación que han tenido efectos positivos en muchas partes del mundo y que ya están siendo implementadas en otras partes de la región fronteriza.

Identificando los cruces específicos

Los corredores que estos jaguares necesitan, han sido vagamente descritos por investigadores desde hace casi una década, pero fue sólo hasta 2015 cuando un modelo riguroso de corredores, basado en registros verificados de jaguares y en las preferencias de hábitat de éstos, fue producido por un esfuerzo colectivo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS por sus siglas en inglés), la organización Wildlife Conservation Society (WCS) y el Equipo de Recuperación del Jaguar, que incluye a expertos de los Estados Unidos y México. Este modelo muestra los lugares que probablemente usen los jaguares a lo largo del oeste de México y hacia el norte hasta la Carretera Interestatal 10 al sur de Arizona.

La áreas generales de intersecciones entre corredores de jaguar y las Carreteras Federales 2 y 15 son claras a esta escala, en un modelo producido por USFWS y WCS.

La vasta escala geográfica del modelo requirió un sacrificio en el nivel de detalle y aunque las áreas generales de intersecciones entre corredores y carreteras son fáciles de identificar en él, su resolución no es suficiente para informar sobre ubicaciones específicas para pasos de fauna. Por eso ahora estamos haciendo equipo con la organización de científicos Conservation Science Partners para crear un modelo de corredores de jaguar de más alta resolución para la región de las Islas del Cielo, siguiendo la lógica del realizado por el USFWS y WCS. El personal de SCT ha expresado interés en este producto pues podría informar desarrollos futuros por muchos años.

Puentes Físiscos y Metafóricos

Esta colaboración binacional coordinada por Wildlands Network para lograr carreteras más seguras y mayor conectividad para la fauna, reunió a representantes de SCT y de la Autoridad Regional de Transporte de Arizona, en un viaje para que los funcionaros de la Ciudad de México pudieran conocer de primera mano los nuevos pasos de fauna al norte de la ciudad de Tucson. Con inspiración y conocimientos prácticos compartidos por los involucrados en su construcción se ilumina al camino para futuros pasos de fauna en México.

13 people, informally dressed, standing beneath a bridge, with desert mountains in the background
Personal de SCT, contratistas, personal de agencias de gobierno de Arizona y conservacionistas involucrados en la construcción de dos pasos de fauna al norte de la ciudad de Tucson en Arizona, reunidos en un túnel de fauna debajo de la carretera, durante una visita al sitio. Foto: Rob Ament

Mucho del interés que han mostrado autoridades en México y Estados Unidos gira alrededor del jaguar pero estamos seguros de que una vez que se construyan pasos de fauna, éstos servirán a otras especies incluyendo el lobo mexicano, cuya recuperación depende de muchas piezas en constante movimiento. Los corredores seguros para la dispersión de los lobos son indispensables para que éstos alcancen a sus primos en Nuevo México y Arizona. Nuestro siguiente esfuerzo en modelar corredores se enfocará en entender cómo la Carretera Federal 2 afectará su futuro.

Y mientras la construcción de un muro inútil y destructivo acapara las noticias, Mexicanos y Estadounidenses, en especial los que vivimos en los estados fronterizos, necesitamos reconocer que si queremos dejar a las futuras generaciones países ricos en su diversidad y saludables en su medio ambiente, tenemos que apoyar los corredores biológicos que atraviesan las fronteras internacionales; corredores que puedan mantener la tierra y la esperanza abierta para las poblaciones de carnívoros que compartimos ambos países. Para eso tendremos que derrumbar el muro y construir pasos de fauna.

Puedes donar para apoyar nuestro Programa de Tierras Fronterizas y ayudar a mantener abiertos los corredores binacionales que necesitan los jaguares y otras especies.

 

Tell us what you think! Note: All comments are moderated before appearing here.