Section Menu

Crisis en la CONANP: Un texto para principiantes

Celebridades, ciudadanos, expertos, funcionarios y legisladores se han manifestado hoy por una agencia prácticamente desconocida del gobierno federal. Aquí explico qué es la CONANP y por qué debe importarte.

Read in English here

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) es la agencia federal del gobierno mexicano, encargada de establecer, manejar y defender los distintos tipos de Áreas Naturales Protegidas (ANP), es decir las reservas naturales del país. México tiene 182 ANP, con casi 22 millones de hectáreas en tierra que representan poco más del 11% del territorio nacional y casi 70 millones de hectáreas marinas o 22% de las aguas territoriales.

Debido a la historia de la repartición de la tierra en México, gran parte del territorio dentro de las ANP terrestres pertenece a ejidos, comunidades, empresas, organizaciones o individuos, aunque algunas porciones son terrenos nacionales que nos pertenecen a todos los mexicanos y mexicanas. Esta realidad implica que gran parte del trabajo de la CONANP es colaborar de manera cercana con las comunidades rurales para que las ANP cumplan sus funciones de proteger la biodiversidad, la riqueza paisajística, la riqueza biocultural y los procesos naturales de los que dependen nuestras vidas y nuestra civilización: el ciclo del agua, la generación de oxígeno y la regulación del clima. Las ANP también cumplen un papel clave en la prevención de enfermedades de origen animal como el COVID-19, pues nos ayudan a marcar un límite a nuestra presencia, dejando que los animales silvestres y sus patógenos se desarrollen lejos del contacto con las personas.

En pocas palabras las ANP son la mejor inversión para garantizar la estabilidad y persistencia de las sociedades humanas. Sin ellas la vida en el planeta seguiría, pero la nuestra se convertiría en un infierno, por lo que algunos países destinan hasta el 2% de su PIB al sector ambiental. En contraste, México hoy invierte sólo el 0.02% del PIB a sus ANP, pasando de un máximo histórico de $74.12 pesos por hectárea protegida, a una cifra actual de $9.56 pesos por hectárea, es decir 87% menos, una cantidad insuficiente que está por caer todavía más.

Estirando esos pocos pesos, la CONANP también tiene a su cargo la recuperación y reintroducción de las especies prioritarias amenazadas como el lobo mexicano, el oso negro y el jaguar, con lo que busca saldar parte de la deuda de siglos de exterminio de nuestros compañeros de planeta: los animales y plantas silvestres al borde de la extinción.

Para cumplir tamaño mandato la CONANP necesita dinero que pague cosas obvias como los vehículos, su mantenimiento y combustible, insumos con los que los guarda-parques, de la mano de los pobladores, vigilan el estado de las ANP, fomentan la conservación de especies, combaten incendios forestales y educan sobre la importancia de la naturaleza. También necesita dinero para cosas que pocos ven, como los abogados que defienden las ANP de mega-proyectos o la coordinación de expertos que diseñan los planes para expandir, manejar y mejorar el sistema nacional de ANP.

Desde el final del sexenio de Calderón y particularmente durante todo el de Peña Nieto, la CONANP ha sufrido recortes que han dejado a muchas ANP sin directores ni subdirectores, han dejado a las oficinas regionales y locales en un estado de descuido que impacta la moral del personal, y han reducido al mínimo su capacidad de operar en campo.

La administración de López-Obrador, lejos de revertir ese daño y cumplir la promesa de campaña de detener la explotación voraz del territorio y sus especies, parece determinada a darle a la CONANP el golpe de gracia. El presupuesto que le fue autorizado a CONANP en 2020 fue el más bajo de los últimos años y ahora se busca recortarlo al 25% de lo poco que quedaba. Las oficinas están cerrando, el personal de campo no tiene gasolina para hacer recorridos, no hay capacidad suficiente para la defensa legal, no hay dinero para acciones de recuperación de especies y desde luego ni pensar en nuevas ANP que permitan cumplir los compromisos internacionales que México ha asumido frente al cambio climático y a las extinciones globales.

Habiendo llegado al límite, no es de sorprender que la sociedad diga “¡Basta, necesitamos a las ANP y necesitamos que puedan cumplir su función, aunque admito que sí me sorprendió el gran número de gente que se ha sumado a esta causa. ¡Qué bueno, estamos viendo a un México más consciente que nunca!

El gobierno federal tiene hoy la oportunidad de, hacer caso a ese llamado ciudadano y hacer cuatro cosas clave para empezar la recuperación de la CONANP y honrar el artículo cuarto de la Constitución, que garantiza nuestro derecho a un medio ambiente sano:

  1. Cancelar el recorte de 75% al sector ambiental, no sólo a la CONANP, también a la CONAFOR, la PROFEPA y la CONABIO
  2. Garantizar que las cuotas de ingreso  a ANP (cobro de derechos), que pagan los turistas,  regresen de manera íntegra a la CONANP.
  3. Garantizar que las multas por delitos ambientales se inviertan en acciones de inspección y vigilancia dentro y fuera de las ANP.
  4. Establecer mecanismos claros, efectivos y transparentes que garanticen el financiamiento adecuado de las ANP año tras año.

Nosotros y muchos otros estamos con la CONANP y seguiremos a su lado, pase lo que pase.

Fuentes:

Sistema de Información Geográfica de CONANP: http://sig.conanp.gob.mx/website/pagsig/datos_anp.htm

Reporte: Cuidar lo que Importa: https://fundar.org.mx/cuidar-lo-que-importa-presupuesto-para-el-patrimonio-natural/

Nota: La versión original de este mapa se basó el el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación. Ha sido actualizado para mostrar las cifras aprobadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado por el Congreso.

Tell us what you think! Note: All comments are moderated before appearing here.