Section Menu

Gendarmería ambiental: ¿Una nueva policía verde en México?

Read in English

El pasado 14 de Abril se anunció la creación de la “Gendarmería Ambiental\” un nuevo cuerpo policiaco que tendrá como fin prevenir y combatir delitos ambientales en las Áreas Naturales Protegidas del país.

A diferencia de lo que pasa en otros países, las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de México no son territorios públicos destinados al bien común, son más bien capas de reglamentación por encima de un mosaico de tierras privadas, comunales y, en algunos casos, terrenos de la nación. Tampoco tienen nuestras ANP actualmente guarda-parques armados y con la autoridad para arrestar a infractores ambientales descubiertos en flagrancia, lo que claramente limita su capacidad para detener ilícitos como la tala y la cacería furtivas.

Ante esta realidad parece que el crear una fuerza armada destinada a proteger los recursos naturales de nuestro país es una muy buena idea…pero ¿realmente lo es?

Aunque el veredicto final deberá esperar a que esta nueva fuerza tenga oportunidad de ejercer sus tareas, hay de entrada varios motivos para estar preocupados por su sola creación.

¿Qué es la Gendarmería?

Empecemos con el nombre y origen de la misma. La Gendarmería Ambiental será una agrupación especializada de la Gendarmería Nacional, un cuerpo policiaco militarizado y federal creado en Agosto de 2014 en aparente respuesta a la exigencia nacional de atender el problema de la infiltración de grupos criminales en las policías estatales y municipales, problema que llegó a su punto más bajo con la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero un mes después.

En este caso el carácter militarizado de la Gendarmería Nacional forma parte de la estrategia ya antes usada para maquillar el establecimiento de un estado represor con el discurso de “se necesita mano dura contra el crimen” aunado a un nombre nuevo para hacerla digerible por una sociedad harta de no poder confiar en sus propias fuerzas de seguridad civil.

Esta nueva policía fue criticada desde sus inicios. La gente reclama más rendición de cuentas, más investigaciones efectivas y más actos que hagan justicia pública y legal, no más policías que vayan a ser, ya sea infiltrados por las mafias, o utilizados como cuerpos de represión. Llama la atención que en la creación de la Gendarmería Nacional reinó un ambiente de opacidad, sin involucrar en su diseño a sectores de la sociedad civil, sin establecer ni contrapesos ni mecanismos de verificación independientes que puedan garantizar su integridad, a la vez que se ignoraron y hasta criticaron las recomendaciones de inspectores internacionales independientes y de grupos de Derechos Humanos sobre como proceder en casos graves como el de Guerrero.

Una y otra vez la historia nos demuestra que cuando el ejército (o cuerpos militarizados) es desplegado en territorio propio, termina siendo un mecanismo para acabar con los disidentes pacíficos que se oponen a las políticas económicas de los gobernantes. Esto es lo que está pasando en México. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental denunció en dos comunicados distintos lo siguiente:

24 de Octubre 2014: “…el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, fue cuestionado en torno a cómo el gobierno mexicano promoverá la seguridad de las inversiones en el país. Su respuesta mandó señales de alarma a las organizaciones de la sociedad civil y que [sic] indica que la nueva Gendarmería será puesta a disposición de las empresas privadas que desarrollen proyectos en territorio mexicano.”

8 de Diciembre de 2015: “Las reformas estructurales del gobierno de Enrique Peña Nieto se han convertido en la mayor amenaza para defensores ambientales en México, de quienes se han contabilizado 11 asesinatos en los últimos 13 meses.”

El segundo comunicado, hecho en conferencia de prensa, se basa en el reporte de CEMDA “ Informe sobre la situación de los Defensores Ambientales en México 2015” del que también se desprenden los datos de las siguiente tablas:

Tabla agresiones a defensores ambientales

Tabla agresores a defensores ambientales

Estas radiografías de ataques recientes a defensores ambientales dejan muy claro que quien se opone a los megaproyectos de infraestructura no-sustentable, especialmente los relacionados con el agua, se vuelve blanco de represalias violentas directamente ejecutadas por agentes de gobierno o por quienes gozan de la impunidad que éstos mismos agentes les garantizan. Para reiterar la información en la tabla, sólo tres de los casos fueron asociados a delincuentes identificados mientras que 37 fueron atribuidos a autoridades.

¿A quién sirve la Gendarmería Ambiental?

El vínculo de origen entre la Gendarmería y los intereses privados detrás de los megaproyectos controversiales, para mi tiene una interpretación muy obvia pero si les queda duda revisen el lenguaje con el que se introduce en el más reciente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) el propósito del acuerdo entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), mismo que da origen a la Gendarmería Ambiental:

Mayo 31, 2016: “Los objetivos del convenio son salvaguardar la integridad de las personas, garantizar, mantener y restablecer el orden y la paz públicos en las Áreas Naturales Protegidas de jurisdicción federal, así como resguardar la seguridad de las instalaciones hidráulicas y en los vasos de las presas, los embalses de los lagos y los cauces de los ríos.”

Es decir ninguna mención a proteger la flora y la fauna. Ellos están ahí para mantener la paz (cuidado quien proteste) y proteger la infraestructura hidráulica.

¿Es mejor que nada?

Alguien podrá argumentar: “Pero sí van a proteger a la fauna y flora, para eso se les va a capacitar en temas de Áreas Protegidas y especies amenazadas” Sí… durante toda una larga semana, como dice e comunicado de CONANP, que suponemos que será por mucho 5 jornadas de ocho horas en las que deberán familiarizarse con temas tan diversos como legislación ambiental, tenencia de la tierra, especies en peligro, crímenes ambientales más comunes, acuerdos internacionales, derecho a un medio ambiente sano, derechos de los pobladores de ANP, criminología ambiental, restauración, conectividad, migración, mitigación, permisos de colecta y aprovechamiento, roles de PROFEPA, CONAFOR, CONANP, CONAGUA y DGVS, tipos de ANP, Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación, Unidades de Manejo Ambiental, minería y Acuerdos de Destino. Sin mencionar que en algún momento deberán desarrollar las habilidades para operar en campo, pues imagino que todos queremos que sean capaces de seguir el rastro de un cazador furtivo entre el matorral espinoso de Sonora a 40º C, como tendrán que hacer si quieren llevar a juicio a quienes hoy en día matan jaguares sin miedo a la justicia.

Después de esa semana (o con suerte una o dos más antes de entrar en operación a finales de este año) quedarán listos para ejercer sus funciones y se desplegarán todos los 193 elementos de la Primera Agrupación de la Gendarmería Ambiental en las 26,628,239 hectáreas de Áreas protegidas, a razón de un elemento cada 138,000 hectáreas (la Ciudad de México en comparación cubre 149,000 hectáreas) o 1.09 elementos para cada una de la 177 ANP. Ya empiezo a respirar tranquilo por toda la fauna amenazada del país…no realmente.

¿Se fortalece la conservación?

El argumento de que se fortalece la protección del medio ambiente no convence, y no convence porque el progreso logrado por la misma Comisión de Áreas Naturales Protegidas en años pasados se ha visto mermado por cortes presupuestales enormes que han llevado al despido o renuncia de muchos de los elementos más veteranos de esa agencia, quienes habían construido lazos de verdadera confianza entre pobladores de las ANP, miembros de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), académicos y visitantes. Se desmantela la CONANP para fortalecer a una policía militarizada “ambiental\” manifiestamente a favor de los intereses privados asociados a la extracción de recursos naturales. Una policía que podrá entrar a desalojar a pobladores revoltosos que se opongan a la construcción de acueductos en sus bosques, porque recuerden que hay que mantener la paz y la infraestructura hidráulica.

Mientras eso sucede se dejan en el laberinto burocrático, del que quizás nunca salgan, procesos importantes como los nuevos decretos, los planes de manejo y la re-categorización de la Reserva Nacional Forestal y Refugio de Fauna Silvestre Ajos-Bavispe, sitio clave para la recuperación del lobo Mexicano, el oso negro y el jaguar en el noroeste de México.

No estoy convencido y no pienso que ustedes deban estar convencidos de que esto es un paso hacia adelante. Y para no dejar este ensayo en un tono únicamente crítico, esto es lo que creo que se pudo haber hecho:

En una primera etapa se debieron crear cuerpos de policía civil, por reclutamiento voluntario, en cada estado, que pasaran por un riguroso y largo entrenamiento en las ANP al lado de los guarda-parques actuales, sujetos a las mismas reglas que les prohíben ir armados y los obligan a construir lazos con las comunidades. Esto además de forjar la visión adecuada entre los elementos que culminen el proceso, podría desalentar a individuos corruptos acostumbrados a la extorsión fácil.

En una segunda etapa se deberían hacer dos cosas simultáneas, expandir sus atribuciones para que puedan, ahora sí, operar como policía facultada y equipada para arrestar, a la vez que se invita a los guarda-parques actuales a que se sumen a este cuerpo, de manera voluntaria y tras pasar por el entrenamiento propio de un policía. Ambos cuerpos, policiaco y de guarda-parques deberían operar en conjunto bajo la dirección de los Directores de ANP quienes podrán integrar gradualmente y a discreción propia a los elementos armados en las comunidades en las que operan.

Desde luego éste es sólo un ejercicio creativo, cualquier modelo en la realidad debería integrar a dichos Directores y a miembros de ONG y comunidades en su diseño desde el principio, su propósito es sólo ilustrar como sí hay alternativas y no debemos creer el argumento de que necesitamos fuerzas militarizadas en las ANP tan pronto como sea posible.

Por ahora no nos queda más que ver como se comporta la Gendarmería Ambiental y vigilar que no se convierta en la peor pesadilla de los defensores ambientales genuinos.

Tell us what you think! Note: All comments are moderated before appearing here.